Pérgola bioclimática

Pérgola y Elba: Un matrimonio perfecto

El interior de la Comunidad Valenciana cuenta con numerosas zonas residenciales donde habitan, en permanente contacto con la naturaleza, personas que buscan desconectar en su hogar de su ajetreado día a día.

Compartir:

En una de esas viviendas ideadas para el bienestar, se han instalado dos de los productos más codiciados de Saxun: una Pérgola Bioclimática duplex y cuatro toldos Elba.

La pérgola bioclimática P-150 duplex, lacada en color RAL 7004 y apoyada sobre dos columnas y montada directamente en el muro, se integra a la perfección con la arquitectura vanguardista de una vivienda construida hace muy poco tiempo.

La cercanía entre la piscina y la vivienda principal, así como su integración en un jardín ideal para el disfrute de los más pequeños, convierte el espacio creado bajo su estructura en un lugar ideal para el descanso, la relajación y el disfrute familiar en los meses más calurosos del año.

Gracias a la acción de las lamas móviles motorizadas guiadas por sensores de luz, el aire circulará en el interior del espacio al tiempo que bloqueará la incidencia de los molestos rayos solares, convirtiendo a la pérgola en el mejor aliado de una tarde de juegos con amigos.

Además, gracias al sellado perimetral registrado y la canalización de las aguas pluviales a través de la propia estructura del producto, la terraza se mantendrá seca incluso en los días más lluviosos de los meses de abril y septiembre, garantizando a la familia residente el disfrute de la vida al aire libre durante los 365 días del año.

Y si la pérgola es de gran utilidad para crear un espacio único en el exterior del hogar, los cuatro toldos modelo Elba instalados en dos de las fachadas del edificio principal de la vivienda aseguran una protección semiperimetral de las estancias principales a la incidencia del Sol.

Montados a pared y acabados en RAL 7004 y con tejido acrílico de última generación en color Mostaza 2837, sus líneas aerodinámicas favorecen el tránsito del viento adaptándose a cualquier tipo de arquitectura exterior.

Gracias a su brazo articulado de gran resistencia con sistema de tensión interna, los toldos elegidos por quien habita en este hogar ofrecen grandes prestaciones para todo tipo de condiciones climáticas tanto con el toldo abierto como cerrado.

Cuando está abierto, la red de sensores de última generación aseguran el cierre automático en caso de que las condiciones de viento puedan dañar la estructura del sistema.

Cuando está cerrado, el cofre fabricado en aluminio de la más alta calidad garantiza la máxima protección tanto del tejido como de los brazos.

Una solución técnica y estética de máximo nivel que oculta los elementos mecánicos de fijación para una mejor estética.

Una solución que eleva a una nueva dimensión la comodidad de un hogar pensado para que sus usuarios ganen en calidad de vida.

Por motivos de privacidad la ubicación es aproximada