La magia de preservar cada momento

Hoy, en Hogares que Laten, vamos a hablar de cómo mantener la intimidad de nuestro hogar en un momento en el que puede haber muchos ojos curiosos con ganas de saber qué hacemos.

Compartir:

Hace unos días despertábamos con una noticia publicada en el Diario La Vanguardia en la que se hablaba de cómo, al aumentar las horas que pasamos en casa, aumentan también los problemas de convivencia con esas personas con las que compartimos bloque y con las que, en circunstancias normales, apenas coincidimos unas horas al día en el edificio.

Algunos de esos problemas tienen que ver con los ruidos originados en las viviendas, con olores o con el mal uso de los espacios comunes, pero en otras ocasiones, el motivo es algo que se puede solucionar fácilmente con los estores Enrollables de Saxun: el voyeurismo.

Y es que, la palabra voyeurismo, proveniente del francés, identifica a la actividad de quien disfruta de ver la intimidad de otras personas.

Y es que, el hastío de estar en casa y la cercanía entre ventanas en calles estrechas, lleva a que muchas personas saquen su instinto más indiscreto para convertir el día a día de sus vecinos en una suerte de Gran Hermano en el que los concursantes no suelen querer participar.

Para quienes quieren proteger a su familia de estos ojos ajenos, la idea de Saxun, con su gran variedad de tejidos y factores de apertura entre los que el usuario puede elegir, resultará de gran ayuda.

Estores domotizables y automatizables que pueden cerrarse todos los días a una hora concreta previamente establecida y que protegen lo que más queremos.

Porque la tranquilidad es uno de los valores que más queremos en nuestro hogar.